El pasado mes de diciembre el SIMA Peligros Fútbol Sala recibió un email de un aficionado de la entidad, solicitando información sobre la venta de camisetas. Nada nuevo, salvo porque se trataba de un granadino afincado en China, que tuvo que migrar para poder trabajar en aquello para lo que se había formado: la investigación en microbiología ambiental. Nacho Vílchez, natural de Ogíjares.

En sus vacaciones en Granada, la entidad se reunió con él, regalándole una bufanda del club y charlando durante alrededor de dos horas sobre el fútbol sala de Granada. Incondicional de Oxipharma cuando el proyecto estaba en su fase estelar, contó que cada fin de semana, tratando de acceder a los soportes digitales de los medios de comunicación de Granada, sigue todos los resultados del SIMA cada fin de semana.

Su historia, de pura tenacidad, conmovió a la dirección. Él en China, su esposa en Zaragoza. Ambos con un proyecto común de regresar, a largo plazo, para trabajar en Granada capital y, sabiendo, que para ello aún tendrán que dar un salto intermedio previo a una capital europea donde puedan hacer vida conjunta. Valores de trabajo, sacrificio, humildad y un esfuerzo perpetuo movidos por la convicción de conseguir regresar a su tierra en los que el club se sintió identificado, por lo que decidió declararlo socio VIP.

Además, la entidad recogió declaraciones de Nacho: “Mi sueño sería poder ver un partido del SIMA, en directo, en Granada capital. Ojalá que pronto pudiera ser en categoría superior. En esta ciudad hay muchas ganas de que un equipo de fútbol sala brille con luz propia y, el día del partido de Copa en el Palacio, se demostró. Agradezco al club el trato excepcional y el regalo de la bufanda, me ha hecho mucha ilusión. Este tipo de gestos por parte de los clubes deportivos son prácticamente inexistentes y eso habla muy bien de la calidad personal y profesional del grupo de trabajo que saca adelante al SIMA. Merecen más respaldos”.

Comentarios

Comentarios